Nací en 1967 , soy un nativo digital!

win31

Hace tiempo sigo varias publicaciones en Medium ,pero hoy realmente encontré El Dorado ,una publicación de Inti Acevedo

“Mi primera vez… en Internet”
View story at Medium.com

Realmente me sentí identificado en varios pasajes de la misma y puedo asegurarlo :
Mi generación es nativa digital

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Chocar contra un iceberg llamado burocracia

source: http://bit.ly/R0llJl


El monstruo llamado burroKracia es muy necio !!

El pasado año, el joven maestro Francisco Bliman, eligió ponerse al frente de la escuela unidocente N° 80, ubicada a 10 kilómetros de Solís de Mataojo, Lavalleja. Los doce alumnos que tuvo provenían de cinco familias de la zona, y sus edades iban de 4 (una niña) a 14 años (un varón).

Allí debió aplicar la didáctica multigrado, es decir una técnica que implica abordar un tema con un eje común, pero presentado con distintos niveles de complejidad en cada grado. Los mayores estudiaban la fotosíntesis y la más pequeña hacía un collage de un árbol.

Además de esta labor didáctica, Bliman se volcó a la comunidad y, en acuerdo con los padres de los niños, en las vacaciones de julio trajo a Montevideo a diez de sus alumnos, en dos tandas de cinco, para que conocieran la rambla, el zoológico, el Parque Rodó y el mirador municipal. A todos los alojó en la casa de unos abuelos suyos que estaban en plan de mudanza. Esta excursión le ocasionó las primeras desavenencias con las autoridades de Primaria. A fines de 2013, también organizó paseos a playas, como a Cabo Polonio, un fin de semana, o salidas de pesca a los arroyos cercanos.

“En una escuela rural, sos maestro, vecino y parte de la comunidad. El vínculo es mucho más intenso que en una escuela urbana, sin desmerecer los vínculos que se puedan establecer en ésta. En lo rural es mucho más intenso, se pasan días enteros, se comparten las vidas, y a veces te van a ver fuera de tu papel de maestro. A mí, como a Francisco. El objetivo de los paseos fue que los niños conocieran Montevideo, disfrutar con ellos, más allá de que salieran cosas para después trabajar en la escuela. Eso le molestó a la Inspección departamental. Yo decía que lo hice como vecino y me contestaron que no podía porque no dejaba de ser maestro. Sentí que me estaban tildando de irresponsable. Escribí una carta contestando que mi responsabilidad nacía del vínculo con la gente y no por lo que me exigía Primaria en sí. Creo que esas responsabilidades que asumí son mayores que las exigidas”, contó el maestro Bliman a El País.

Proyecto abortado.
A fines de 2013, el diálogo fluido de Bliman con los padres de los alumnos derivó en una serie de conclusiones. El maestro dijo que se tenía fe para reunir fondos y contratar profesores. Entre todos apostaron a un docente de inglés, otro de música, y una maestra para los llamados “iniciales”, los más chicos.

“Yo hablé con empresarios que de su bolsillo, sin generar ningún impuesto, ponían la plata. Lo hice sin saber que podría mantener el cargo, porque si esperaba a marzo no iban a dar los tiempos para efectuar este plan que armamos con la comunidad. La escuela no está cotizada para ser elegida debido a las dificultades de acceso, pero cuando ya casi no quedaba nadie, otro maestro la eligió. Hablé con él, le dije lo que había armado y le comenté que no quería cortar con la idea. Aunque no cobrara un sueldo de Primaria, yo quería estar ahí, aunque él tuviese, por supuesto, libertad para adaptar el plan a su programa, porque él sería el encargado. Se trataba de un trabajo ya financiado durante cuatro o cinco años. A la semana, el maestro me respondió que la Inspectora departamental le dijo que los docentes podían ir a la escuela, pero no yo”.

De hecho, tal resolución implicó que el proyecto no se implantase, puesto que los mecenas colaboraban directamente con el maestro Bliman.

“Si yo no estaba de alguna manera, no había proyecto. Por eso llamé a la Inspectora departamental, para que me explicara sus argumentos. Me dijo que como yo había estado en la escuela podía influir en la gestión del nuevo maestro director. Le respondí que me parecía un tanto hipócrita hacer un discurso sobre la necesidad de integrar a la comunidad por un lado, y por otro, cuando se plantea la posibilidad concreta de hacerlo, se dice que no. La respuesta de la Inspectora fue: Tú no sos de la comunidad. Esta persona, que nunca fue a la escuela, que no conoce a los niños, que no conoce a los padres, tiene la posibilidad de decidir sobre lo que va a pasar allí. ¿Hasta dónde eso es democrático? Más allá de ese daño a la escuela, hay que analizar que cualquier sistema exitoso se destaca por la descentralización basada en la autonomía del docente y de la comunidad escolar, que son los que más conocen las variables. Los mejores sistemas siempre tienen más autonomía que control. En varios países de África hay cero autonomía, porque no confían en los docentes; no hay maestros titulados y a los estudiantes que terminaron el Bachillerato les dan un manual con todas las actividades marcadas. En Finlandia el programa lo arma el centro escolar; no hay inspectores. ¿En qué punto nos paramos nosotros?”

Publicado en educacion | Deja un comentario

UN ENFOQUE DISTINTO

el gran problema de las escuelas son los maestros, que tienden a invisibilizar al niño.
Cristina Maturana pedagoga chilena
533d88c61d039

http://bit.ly/1fXYpnb

Publicado en crisis, educacion | Deja un comentario

Cuando los medios de comunicaciòn no ayudan a la Educaciòn

Me tomo el atrevimiento de publicar la carta abierta de Mariana Colasso Sosa escribiò en su perfil de Facebook, èsta va dirigida a la comunicadora Ana Nahum ; en la misma creo que se refleja la visiòn que muchos medios de comunicaciòn le asignan a la Educaciòn por lo que no creo que contribuyan al mejoramiento de la misma sino de menoscabarla.

Carta abierta a Ana Nahum.
10 de Marzo de 2014 a la(s) 18:39
Le escribo esta carta como madre pero también como docente.
En la emisión de su programa matutino del día de hoy, 10 de marzo de 2014, tuvo usted la desafortunada oportunidad de hacer el siguiente comentario:

“Hoy empiezan las clases, volvés a ser una persona, tus hijos tercerizados, podés ir a la peluquería…”

No creo que sea usted totalmente consciente de la cantidad de barrabasadas que fue capaz de expresar en tan pocas palabras. Por eso es que me tomo la libertad de hacérselas notar, ya que no es la primera vez que hace comentarios del estilo, y no en la intimidad del hogar, sino al aire en un programa de televisión de uno de los principales medios de este país.

Para empezar, aclararle que ni la Escuela ni el Liceo ni ninguna otra institución educativa son lugares de depósito de niños o adolescentes. No son servicios que uno contrata para que alguien se haga cargo de nuestros hijos mientras nosotros estamos en otras actividades. La institución educativa no es una “solución” para cuando no tenemos otro lugar donde dejar a nuestros hijos y “volvemos a ser personas”. La Escuela y el Liceo son lugares para el desarrollo de las personas que son nuestros hijos, son lugares de aprendizaje, de crecimiento. Pero poco pueden hacer estas instituciones por el desarrollo de sus alumnos si en la casa impera el deseo de que empiecen las clases para “tercerizar” la crianza o el acompañamiento de nuestros hijos. Como docente puedo afirmar que los alumnos “más exitosos” (si se me permite el término) no son aquellos que están más tiempo en la institución educativa, sino aquellos que tienen un mayor apoyo en sus hogares, aquellos cuyos padres se niegan a “tercerizar” a sus hijos.

Por otra parte, pensar que uno “vuelve a ser una persona” cuando logra “tercerizar” a sus hijos es, cuando menos, un pensamiento bastante triste. Es cierto que el cuidado y el acompañamiento de otra persona puede insumirnos mucho tiempo, probablemente todo el día; si bien podemos no estar físicamente con nuestros hijos todo el tiempo, sí están ellos constantemente en nuestros pensamientos, nuestras preocupaciones, nuestros deseos, nuestras conversaciones. ¿Pero para qué querría uno ser padre o madre si no fuera así? ¿Qué gracia tiene tener hijos si uno está deseando que empiecen las clases para “volver a ser una persona”? Y además, ¿qué significa eso de “volver a ser una persona”? ¿Poder ir a la peluquería? Ni siquiera estamos hablando ya de continuar con nuestro propio desarrollo como seres humanos, como padres, como trabajadores, sino de un mero capricho estético. Si eso es ser persona, en este mismo acto estoy devolviendo el título. No me interesa ser persona si eso implica “tercerizar” el cuidado de mi hijo para que yo pueda ir a arreglarme el cabello. No he dejado de ser persona por haberme convertido en madre. Es más: soy una persona que acompaña a otra en su crecimiento. Y aún más: al final de mi carrera habré tenido la oportunidad de acompañar a cientos de otras personas en su desarrollo. Qué privilegio el mío.

Probablemente usted haya hecho este comentario en un tono jocoso, pero como escribí antes, no es la primera vez que usted se expresa en esa misma línea de pensamiento. El año pasado, mientras los docentes estaban en huelga por mejores condiciones de trabajo y de estudio para los hijos de todos los orientales, su preocupación no era el estado de los locales de los liceos y las escuelas en donde miles de niños y adolescentes pasan horas y horas de sus días; tampoco el bajo salario de los docentes; ni siquiera las clases perdidas. Su preocupación era que muchos padres “no saben qué hacer con sus hijos, dónde dejarlos”. Y es una preocupación legítima de cualquier padre, pero no debería ser prioritaria, sabiendo que nuestros hijos van a pasar horas en locales que no sólo no están en condiciones para que se produzca un correcto desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje, sino que muchas veces representan un riesgo real para la integridad de todas las personas que allí acuden a trabajar o estudiar. Frente a esa realidad, ¿no le parece a usted que, de pronto, ir a la peluquería no es tan relevante?

Con esta carta no intento cuestionar sus capacidades o habilidades como madre, ya que desconozco por completo si usted tiene hijos. Lo que intento hacer es un llamado a la reflexión por su parte, ya que como una comunicadora al frente de un programa de televisión en un medio de comunicación masivo, tiene usted una responsabilidad también masiva, que es la de formar opinión en la ciudadanía. Flaco favor le hacemos a nuestros hijos y al país si legitimamos la concepción de que la institución educativa es un servicio tercerizado para el cuidado de niños o adolescentes y no un ámbito con el que acompañamos a otras personas en su desarrollo; desarrollo que indefectiblemente comienza en la casa con la familia, y que alcanza sus mejores “resultados” cuando se trata de una familia que acompaña ese proceso, sin que eso implique que los padres dejen de ser personas.

Mariana Colasso Sosa
Profesora de Inglés

Publicado en educacion, homeschooling, medios de comunicaciòn, periodismo, TV, unschooling | Deja un comentario

Quieres ser feliz, no vayas a la escuela.

null
Hace tiempo me llegò por una amigo de facebook un post que se titulaba “Esto Es Lo Que Pasa Cuando Un Niño De 13 Años Abandona La Escuela, era un video de una conferencia TEDx en la Universidad de Nevada ; el conferencista era Logan Laplante ,un niño de 13 años que fue sacado del sistema tradicional de educación para ser enseñado en casa, mira su video en

.

null
Hoy acabo de leer una entrevista a David Friedman , en la misma el economista, físico, aficionado a la poesía y a la recreación medieval, liberal anarcocapitalista, ateo y profesor de Derecho de la Universidad de Santa Clara explica su concepto de unschooling.

Alli cuenta como cómo fue su propia educación, cómo le criaron y si eso tuvo alguna influencia en su decisión de hacer unschooling con sus hijos.
dice Fiedman: Yo fui a una muy buena escuela privada en Chicago, la misma a la que fueron las hijas de Obama; la mayor parte del tiempo me aburría. Mi esposa fue a una escuela pública y la mayor parte del tiempo se aburría. Así que probablemente los dos podríamos haber hecho algo mejor con nuestro tiempo. Mirando atrás puedo decir que una gran parte de mi educación sucedió fuera de la escuela, durante los tres meses de vacaciones estivales que solíamos pasar en nuestra casa de New Hampshire; solía leer uno o dos libros al día, cosas como las novelas de Agatha Christie, no grandes obras literarias, pero eso me dio mucha experiencia lingüística, aprendí cómo leer y cómo escribir, así que fue algo positivo.

Laura Mascaró le pidiò en la entrevista :Si pudiera dar un sólo consejo a los padres que quieren educar en casa pero que tienen dudas, que no saben si serán capaces o que no saben muy bien cómo empezar, ¿cuál sería?
Friedman : Que no tienen que saberlo todo. ¡Hay muchos libros! Mi hijo, por ejemplo, aprendió teoría de la probabilidad pero no se la enseñé yo, aunque podría haberlo hecho. Lo que pasó fue que, por su afición a los juegos, sintió curiosidad por las probabilidades de resultados al tirar los dados, así que buscó libros y aprendió. De pequeño, además, había aprendido a leer solo y tanto él como su hermana pronto descubrieron que habiendo aprendido a leer podían aprender casi cualquier cosa sin ayuda de nadie. Casi todo lo que se enseña en la escuela primaria son cosas que los adultos ya saben, en niveles superiores hay cosas que no todos los adultos saben, pero siempre puedes buscar la información por tu cuenta. Básicamente la tarea de los padres no consiste en enseñar cosas a sus hijos sino en ayudarles a aprender, indicarles cuáles son las direcciones posibles, decirles “¿has probado esto?, ¿has buscado en internet?, ¿has ido a la biblioteca?”.
Como el unschooling no exige que el padre asuma el rol de profesor, uno no tiene que dedicar horas y horas diarias a enseñar. Lo importante es interactuar mucho con los hijos. Nosotros solíamos dedicar media hora a cada niño a la hora de acostarles. Les leíamos, les cantábamos, les recitábamos poemas, hablábamos con ellos sobre lo que quisieran; también las cenas en familia las pasábamos hablando. En realidad no es muy diferente de lo que hacemos con otros adultos: hablar, pasarlo bien y conocerte; y terminas por relacionarte con gente que te cae bien. Ése es parte del beneficio del unschooling: tener una familia que te gusta y que se ama.

source : http://bit.ly/1dLIsuG

Publicado en educacion, homeschooling, unschooling | Deja un comentario

Los milagros en Educación no existen

milagro. (De miraglo).
1. m. Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.
2. m. Suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa.

El milagro del IAVA
Una fórmula que da resultados. La repetición en 2012 fue de 3% cuando en todo el país llegó a 40%

Jacqueline es la subdirectora del turno matutino del liceo IAVA (Instituto Alfredo Vázquez Acevedo), un liceo donde el orden y el silencio llaman la atención. Donde los laboratorios limpios y perfectamente equipados, y el piso de la sala de teatro y danza reluce de brillo.El IAVA recuperó la fama histórica de ser un liceo modelo y la prueba está en que todos quieren cursar ahí. La directora y subdirectora conocen personalmente a sus 2.000 alumnos y ellos respetan a la autoridad. Los profesores trabajan comprometidos y los alumnos obtienen resultados.“Ellos saben que cuando la cortina de la puerta (de dirección) está abierta pueden entrar, no hay problema y los escuchamos. Nos cuentan sus problemas familiares o en el liceo. Cuando está cerrada es que estamos ocupadas y entonces tienen que esperar”, cuenta Isabel, la directora.
Círculo virtuoso
“El IAVA es el mejor ejemplo de lo que es un círculo virtuoso. Los profesores tienen expectativas de que las cosas funcionan y los alumnos responden. Yo soy una convencida de que la expectativa sobre lo que va a ocurrir opera fuertemente sobre los resultados educativos”, sostiene Isabel. “Si tú estás convencida de que vale la pena seguir educando y te comprometes con eso, entonces los resultados se ven”, agregó.En el IAVA los alumnos no solo van a estudiar y obtienen buenos resultados, sino que proponen actividades extra y las llevan a cabo.

“La única censura que tenemos cuando organizamos este tipo de cosas son las faltas de ortografía en la cartelería que armamos para colgar en las paredes”, cuenta Camilo, un alumno de sexto de Derecho, integrante del gremio estudiantil.

“Lo mejor que tiene el liceo es la libertad que nos dan para hacer lo que queremos: toques, exposiciones de arte, ver películas, lo que queramos”, señala Camilo.
“Ellos traen ideas y nosotros hacemos que se concreten. Pero esto ocurre porque el ambiente es propicio para que afloren experiencias. Es todo muy espontáneo. En un ambiente rígido esto no ocurre”, expresa Jacqueline.

Isabel agrega: “Por eso, yo ya aprendí; a los únicos a los que hay que pedirles permiso es a los padres, si los chicos tienen que salir. A Secundaria, no. Porque con lo burocrático que es todo, al final no hacés nada”.
La directora y subdirectora, al igual que los adscriptos, tienen plena confianza en los alumnos. El gremio estudiantil también ayuda a que así sea. “La mayoría de los que están en el gremio son alumnos destacados, son intelectuales”, cuenta Jacqueline.Este año organizaron un Cine Foro todos los viernes. Ven una película y después la comentan. De la actividad participan unos 100 alumnos cada semana. “Nosotros solo les damos las llaves del salón y cuando terminan la devuelven. Jamás encontramos algo roto. Como mucho un papel en el piso”, comenta la directora. “El secreto es libertad responsable. Entusiasmo y confianza”
——————————–CIFRAS——————————
Problemas de conducta. En lo que va del año la dirección solamente impuso una sanción. El año pasado fueron dos.3% Repetición. Es el índice de repetición del IAVA en el año 2012. Este año entre repetición y deserción la cifra llegará a 6%.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las ganas de aprender son contagiosas

publicado en http://www.bichobolita.com/ el 29 de mayo de 2013


El gurí de Casavalle y las civilizaciones antiguas

El miércoles pasé la mañana en el Liceo Jubilar, donde estudian centenares de alumnos de la cuenca Casavalle, ese barrio tan pobre y tan famoso en los noticieros por los tiroteos de los narcos y otras historias terribles.

Durante el recreo se me acercó un gurí de 2do quien, para mi sorpresa, no se me puso a charlar de videojuegos (por alguna razón, la gente desconocida siempre me habla de videojuegos).

“Para usted, ¿cuál es la mejor civilización antigua?”, me preguntó.

Totalmente descolocado por la pregunta, tardé varios segundos en contestar.

“La azteca”, le dije sin mucho convencimiento, aunque traté de argumentar un par de razones.

“Ah, los aztecas eran buenos, sí. Yo últimamente estoy bastante colgado con los hititas.”

“Pah, me suenan pero la verdad que no sé mucho de ellos. ¿Estaban en Africa?”, aventuré.

El chiquilín me dijo que no, que más bien tirando a Cercano Oriente y empezó a contarme, entusiasmado, varios datos sobre ellos, deteniéndose en sus esculturas de leones y sus carros ligeros.

“Me gustan los documentales”, dijo al despedirse. Le pregunté donde los miraba y me dijo que en YouTube y que también había leído bastante en la ceibalita.

Terminó el recreo y me quedé mirando por la ventana del liceo el barrio donde vivía este chiquilín. Lo que veía no era muy distinto a lo que muestra la tele: ranchos, techos de chapa, gurises mugrientos y perros flacos.

Y sin embargo, adentro del liceo, yo estaba en otro mundo, en la península de Anatolia, a 15000 kilómetros y 3500 años de distancia, junto al río Kizil-Imak, frente al gran templo de Hattusa, googleando en mi celular cosas nuevas de las que no tenía idea.

Las ganas de aprender son contagiosas.

Publicado en educacion, OLPC, Plan Ceibal | Deja un comentario